La guarda de hecho

¿Qué es la guarda de hecho?

Si bien nuestro Código Civil contempla esta figura en sus arts. 303 y siguientes, lo cierto es que no aporta una definición de la misma. Es en la praxis de los juzgados y la vida diaria de la atención social donde encontramos la razón de ser de aquella.

En la práctica, no todas las personas que carecen de autogobierno se encuentran legalmente incapacitadas y sometidas a tutela o curatela. Sino que estas personas, en la realidad, son cuidadas por sus familiares o vecinos, quienes se ocupan de ellas sin que exista una previa designación legal o judicial. Además, de la administración de sus bienes, éstos ejercen las funciones de guarda de la persona, sin que medien las instituciones tutelares previstas para esos casos. La guarda de hecho alcanza igualmente a los supuestos en que la persona se halla en trámite de incapacitación sin haber sido sometida al régimen de tutela. Por otro lado, es importante aclarar que el guardador nos es el representante legal de la persona, por lo que no podrá sustituirlo o representarlo.

El Código Civil obliga al juez que tenga conocimiento de una situación de guarda de hecho, a iniciar un procedimiento de incapacitación con intervención del Ministerio Fiscal.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies