Defensor judicial

Esta figura, contemplada en los arts. 299 a 302 CC, a diferencia de las anteriores, es un régimen de guarda fundamentado en la temporalidad del mismo y sometido para su establecimiento a tres únicos supuestos:

1. Cuando en algún asunto exista conflicto de intereses entre los menores o incapacitados y sus representantes legales o el curador. En el caso de tutela conjunta ejercida por ambos padres, si el conflicto de intereses existiere sólo con uno de ellos, corresponderá al otro por ley, y sin necesidad de especial nombramiento, representar y amparar al menor o incapacitado.

2. En el supuesto de que, por cualquier causa, el tutor o el curador no desempeñare sus funciones, hasta que cese la causa determinante o se designe otra persona para desempeñar el cargo.

3. En todos los demás casos previstos en este Código.

¿Quién puede ser designado defensor judicial?

Según lo dispuesto en el art. 300 CC, “el juez nombrará defensor a quién estime mas idóneo para el cargo”, atendiendo, entre otras razones, a las causas de conflictos de intereses en que pudieran encontrarse cualquiera de las personas que nuestra legislación prevé para el desempeño del cargo de tutor o curador.

¿Cuáles son las obligaciones del defensor judicial?

Deberá rendir cuentas ante el juez que le designó una vez concluida su gestión a fin de conocer el estado en el que se encuentra en ese momento el incapaz y su patrimonio. En cualquier caso, las funciones serán las asignadas específicamente por el Juez, en función de las necesidades que motivaron su nombramiento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies